Sobre mí

Psicóloga, Terapeuta Gestalt y Doula. 
Especializada en tratamiento del trauma. 

Soy Ania Ortiz de Arri Rodríguez de Yurre. Estos dos apellidos tan largos se deben a que toda mi familia de origen proviene de Vitoria, donde crecí hasta los 14 años. A los 5 años sufrí una gran pérdida que me marcaría de por vida: la muerte de mi madre. 

Recuerdo una infancia apagada, teñida de gris. Todos a mi alrededor hacían lo posible por mantener la normalidad y seguir viviendo con alegría, sin embargo, algo dentro de mi se había desencajado y me acostumbré a vivir desorientada y aturdida. 

A lo largo de mi vida he vivido diferentes tipos de traumas, entre ellos: un abuso sexual y una agresión física muy fuerte en la que casi pierdo la vida. 

Si algo me ha salvado en esta vida, ha sido el placer de bailar, mi tesón por querer disfrutar de la vida y mi tenacidad en la búsqueda de herramientas que me hagan recuperar mi bienestar corporal y emocional.

Entré en la carrera de psicología con ilusión y acabé con cierta decepción, sintiendo que no había aprendido lo realmente importante para estar delante de una persona que está sufriendo. Sin embargo, de la carrera rescato el año de Erasmus que viví en París, las amistades que había entablado y tres asignaturas: psicología del desarrollo, conflictos interpersonales y danza terapia. Ahora me doy cuenta de que éstos siguen siendo mis principales intereses: el desarrollo de la infancia, donde se conforma nuestra personalidad y se crea nuestra herida primaria, los conflictos interpersonales que son un reflejo de lo que aprendimos cuando éramos niñxs y la danza o el movimiento corporal, que es lo que nos devuelve al aquí y ahora y nos hace entrar en contacto con algo más grande que nosotros mismos, que es: la naturaleza y la vida.

He seguido formándome en estas áreas con diferentes disciplinas y maestros. Me formé en terapia Gestalt, que me dio herramientas para reconectar con mi autenticidad y ser fiel a mi esencia. Estudié constelaciones familiares, que me ayudaron a tener una perspectiva más amplia sobre lo que nos acontece, me formé como doula para saber más sobre la gestación, el proceso de nacimiento y el misterio de la vida. Aprendí también sobre los ciclos de la mujer, que me enseñaron a sentir que soy parte de la naturaleza.  Además, paralelamente, siempre he estado realizando actividades de carácter corporal como diferentes tipos de danza, movimiento auténtico, teatro y clown; que siempre me hacen conectar con la alegría de vivir. 

Tras el nacimiento de mi hija Eva, viví una gran revolución y crisis que me hizo revivir y reconectar con todos mis traumas a la vez. Fueron de los momentos más difíciles de mi vida y a la vez los más bellos. Después de tantos años de terapia, me sentía sin herramientas, sentía mi cuerpo paralizado. Es entonces cuando empecé a estudiar más sobre el trauma y su influencia en el sistema nervioso, dando con una de las herramientas más potentes que existen para el tratamiento del trauma, que es: SOMA–Embodiment®, en la que decidí formarme con su creadora: Sônia Gomes. 

Hoy puedo decir que vivir la vida en plenitud y agradecimiento es posible. También puedo afirmar que los traumas pueden sanarse y pueden ser una puerta hacia una conexión más profunda y amorosa con nosotros mismos y, en general, con la vida.

Suscripción newsletter